EMPRESA | TTI Trabajos en Bolivia

EMPRESA

La idea, el proyecto y el promotor

Para crear una empresa, necesitamos partir de una idea. Esta idea puede surgir de múltiples formas, de la invención, de aficiones personales, de la experiencia profesional o de los conocimientos del mercado.


Lo importante es detectar una necesidad en el mercado que no esté cubierta por otro producto o servicio.


A partir de este momento, debemos proponernos trabajar la idea y convertirla en un proyecto, para tener una opinión sobre el realismo de la idea, es decir, si tenemos conocimientos profesionales, y las cualidades personales que necesita la nueva empresa. Al mismo tiempo se debe reflexionar sobre la motivación por el proyecto, el tiempo dispuesto a dedicarle a la nueva idea y los recursos financieros de lo que se va a poder disponer.

Esquema del proyecto de empresa

El proyecto de empresa es más que un documento en el que se va a recoger los objetivos y las estrategias que va a desarrollar la empresa. Constituye un elemento de gran utilidad, ya que nos permite comprobar la coherencia interna de nuestro análisis, y será también una línea a seguir en la fase inicial de la empresa para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado y nos servirá posteriormente como instrumento de seguimiento y control de la marcha de la empresa.

Al mismo tiempo es un documento que podrá ser presentado ante organismos públicos o en instituciones privadas a la hora de solicitar subvenciones préstamos o cualquier tipo de ayuda.

¿Cómo realizo mi proyecto de empresa?

En primer lugar como promotor, debes de explicar como introducción el origen, la motivación y los objetivos del proyecto de creación de empresa.


Datos de los promotores

Datos personales (nombre, dirección, edad, teléfono), formación (titulación académica cursos realizados) y experiencia profesional del promotor o promotores de la actividad.


El producto

En este apartado habrá que definir el producto o servicio que se va a ofrecer. Deberás describir las características técnicas de tu producto (si es flexible, y tiene capacidad de adaptación a las condiciones del mercado, si es duradero...). Deberás conocer su utilidad (¿qué necesidades se pretenden cubrir con el producto o servicio?) y cuáles son las cualidades específicas que lo diferencian de otros existentes en el mercado.
También habrá que conocer la forma de fabricarlo, las fuentes para obtener las materias primas necesarias para su elaboración y tener en cuenta si existen normas legales en cuanto a marcas, nombres comerciales...


El mercado

Uno de los aspectos más importantes en la elaboración del proyecto es el análisis del mercado en el que se va a ofrecer el producto o servicio ya que un conocimiento adecuado del mismo permite evaluar las posibilidades de éxito de tu empresa.
Tendrás que analizar a tus potenciales clientes y conocer sus motivaciones (demanda de mercado); habrá que estudiar qué parte de esa demanda está ya cubierta por las empresas existentes y quienes van a ser tus futuros competidores (oferta del mercado).

Desde el punto de vista de la demanda, será necesario cuantificar el volumen del mercado, conocer su evolución en los últimos años y las previsiones futuras, su tendencia general.
Desde el punto de vista de la oferta, habrá que tener en cuenta el grado de concentración existente en el mercado, los canales de distribución utilizados, el ritmo de cambio tecnológico, la existencia de productos y servicios sustitutivos y la posibilidad de aparición de otros nuevos.
Es importante identificar a los principales competidores, sobre todo a aquellos instalados en la zona de influencia de tu futura empresa, y conocer sus cifras de ventas, su forma de actuar frente a los clientes, las características de sus productos...

Para obtener esta información tendrás que realizar un estudio de mercado.
La realización de un estudio de mercado tiene tres etapas:

  1. 1. Definir los objetivos del estudio.
  2. 2. Recopilación de datos.
  3. 3. Análisis de los datos, interpretación y conclusiones.

La recopilación de datos puede hacerse recurriendo a la información disponible en diferentes organismos: Institutos de Estadística, Cámaras de Comercio, Asociaciones Empresariales, Instituciones Públicas... pero también es conveniente la realización de un pequeño número de entrevistas a personas que conozcan el sector, para verificar que no se te ha escapado ningún dato importante.

El análisis detallado de los datos recogidos y las conclusiones que obtengamos van a ser la base para elaborar una buena estrategia comercial.

Estrategia comercial

En primer lugar es necesario definir tus objetivos de mercado:


Cuota de mercado y volumen de ventas

El análisis del mercado nos puede permitir realizar una estimación de la cuota de mercado que podemos alcanzar con nuestro producto o servicio y establecer las previsiones de ventas para los tres primeros años de actividad de la empresa.


Cliente objetivo

Analizando nuestro mercado potencial (clientes potenciales) también podemos decidir, atendiendo a las características de tu producto o servicio y sobre la base de diferentes criterios, cuáles son los clientes a los que vamos a dirigir nuestra actividad y nuestros esfuerzos.
En segundo lugar es necesario definir los instrumentos que se utilizarán para cumplir los objetivos de mercado y acercar nuestro producto o servicio a los futuros clientes.

 

Podemos utilizar cuatro instrumentos:


1. Política de producto

Deberás tener en cuenta, además de las características técnicas del producto, otros aspectos que haya que mejorar con relación a la competencia o aspectos que influyen en la decisión de compra del cliente, principalmente de carácter psicológico o sociológico. Por ejemplo, la presentación del producto, el nombre o marca, las garantías y los servicios post-venta.
Además será necesario también conocer en qué fase de su ciclo de vida se encuentra el producto ya que la política comercial a aplicar será diferente en cada fase.


2. Política de precios

Para determinar el precio de venta de nuestro producto existen tres puntos de referencia: los costes de fabricación (añadiendo un margen en función de los beneficios), los precios de la competencia y la demanda.


3. Política de distribución

La política de distribución debe tratar de conseguir que el producto esté disponible donde el comprador desee comprar, en la cantidad suficiente y cuando desee comprarlo.
Existen dos posibilidades:
  - distribución directa
  - distribución indirecta a través de intermediarios
La elección de un canal adecuado será muy importante ya que puede afectar a una elevación de costes, lo cual hará subir el precio de venta y disminuir los beneficios...


4. La política de comunicación

Consiste en definir cuál va a ser la imagen que se quiere ofrecer de la empresa y del producto o servicio, cómo se va a dar a conocer el producto o servicio en el mercado, y los medios de promoción que vamos a utilizar.
Para ello, debemos conocer primer cuál es el nivel de conocimiento de tus productos y actuar a través de:
  - publicidad
  - promoción de ventas

Recursos materiales y humanos

Una vez diseñada la estrategia comercial, es necesario establecer cuáles son los medios materiales y humanos que serán necesarios para asegurar un nivel de producción que se corresponda con tus objetivos comerciales.

Pero antes de nada, tendremos que abordar un aspecto muy importante para el desarrollo futuro de la actividad: la localización de la empresa.


Aunque muchas veces pueden ser motivaciones personales las que prevalecen a la hora de seleccionar la localización de tu empresa, es necesario tener en cuenta en el momento de tomar la decisión, las razones de tipo económico.


En este sentido, como criterios a tener en cuenta a la hora de ubicar la empresa es necesario que consideres:

  • la proximidad a la clientela (especialmente si está muy concentrada geográficamente)
  • la proximidad a los proveedores
  • la oferta de mano de obra cualificada en el entorno
  • las posibilidades de subcontratación de ciertos trabajos en la zona
  • las facilidades de acceso al lugar
  • los costes de instalación
  • la facilidad para obtener suministros básicos: agua, electricidad, teléfono.

Una vez que se haya decidido la localización de la empresa es necesario analizar el proceso de producción, es decir, cada una de las fases u operaciones que van a permitir obtener el producto final. Para cada fase de la producción habrá que establecer cuál es el equipamiento necesario, los materiales que deben utilizarse y la cantidad de los mismos, las personas necesarias, el tiempo de duración, los mecanismo de control de producción así como las necesidades de mantenimiento del equipo y el control de calidad.

A partir del diseño de la producción podremos determinar las condiciones que debe reunir el local que vamos a utilizar, las necesidades de maquinaria, equipos y materiales y también las necesidades de personal (recursos humanos).

Recursos Materiales

Es importante en este punto decidir sobre los medios materiales a utilizar para la actividad. Entre ellas:


Inmovilizado

  • locales edificios terrenos
  • maquinaria
  • elementos de transporte
  • mobiliario
  • gastos de acondicionamiento

Existencias

  • el plan de aprovisionamiento de materias primas y materiales
  • nivel de almacenamiento
  • la demanda del producto y ajustar las compras a nuestras necesidades
  • los proveedores del sector y conocer los productos que ofrecen, su porcentaje en el mercado y los precios y calidad de los productos

Recursos Humanos

Definidas las tareas a realizar dentro de la empresa, tendrás que concretar también cuántas personas se necesitan, cual será la organización interna de la empresa, cómo se va a realizar la selección de personal en el caso de que lo precisemos y qué modalidades de contratación vas a utilizar.


Organización

Establecer una organización dentro de la empresa consiste en convertir las tareas a realizar en tareas individuales o puestos de trabajo y definir, en función de las necesidades de la empresa, y de las aptitudes de cada persona quienes van a cumplir estas tareas.

Es conveniente, realizar un organigrama en el que se recojan las funciones a desarrollar en la empresa, los responsables de cada área las relaciones y el nivel de retribución.


Selección de personal y contratación

Una vez elaborado el organigrama se establecerán los perfiles profesionales y humanos de cada puesto de trabajo y los pasos a seguir para seleccionar el personal que la empresa necesite contratar: dónde encontrar a los candidatos, cómo realizar las pruebas de selección...

Decididas cuáles son las personas que vas a contratar, debemos informarnos de las modalidades de contratación existentes y las ventajas que puede ofrecer cada una de ellas.

Plan económico financiero -- Introducción

Se trata de ahora calcular el resultado previsible de la actividad, tus necesidades financieras y en definitiva la rentabilidad del negocio.

Para ello tendremos que elaborar varios documentos:


- Cuenta de pérdidas y ganancias

  • Balance
  • Fondo de maniobra
  • Plan de financiación
  • Plan de Tesorería

Suele ser conveniente realizar estas previsiones para los 3 primeros años de la actividad de la empresa.

Plan económico financiero -- Cuenta de perdidas y ganancias

Es un documento que nos indica la previsión del beneficio generado
por el negocio.

El beneficio o las pérdidas esperadas del ejercicio se calculan
por la diferencia entre los ingresos, que principalmente provienen de
las ventas, y los gastos necesarios para su realización.

Un modelo sencillo para la presentación de pérdidas y ganancias:

Gastos Ingresos
Consumos de explotación

Gastos de personal

Amortización

Otros gastos de explotación

Gastos financieros

Gastos extraordinarios

Impuesto de sociedades

Saldo acreedor: beneficios
Importe neto de la cifra de negocio

Otros ingresos de explotación
( trabajos realizados para la empresa para su inmovilizado, subvenciones)

Ingresos financieros

Ingresos extraordinarios

Saldo deudor: pérdidas.

El cálculo del resultado del ejercicio (beneficios o pérdidas) no podrá obtenerse hasta calcular los gastos financieros que vendrán determinados por el plan de financiación y el plan de tesorería. Realizados estos cálculos podremos conocer los gastos financieros e indicarlos en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Además del resultado de las actividades ordinarias habrá que tener en cuenta también los resultados de carácter extraordinario que se han obtenido fuera de las actividades normales de la empresa y el importe del impuesto sobre beneficios devengado durante el ejercicio.

Plan económico financiero -- Balance

El balance no es más que una fotografía de la situación de la empresa en un momento determinado, generalmente al 31 de diciembre de cada año.
Se divide en dos grandes apartados:

- Activo: es lo que la empresa tiene, y lo que le deben y nos indica cual ha sido el destino de los fondos de que dispone
- Pasivo: es lo que la empresa debe y nos indica cual es el origen de los fondos de que dispone y cómo se ha financiado

Dentro del activo se incluirá lo que la empresa ha adquirido (local, maquinaria, mobiliario, existencias), lo que deben sus clientes y el dinero que tenemos en el banco o en caja.

En el pasivo figurarán las deudas de la empresa: el capital social que han puesto los promotores de la actividad y las reservas que se van creando cuando se obtienen beneficios, ya que la empresa debe ese dinero a los promotores, los préstamos solicitados y lo que debemos a nuestros proveedores:


Balance
Activo Pasivo

a. Accionistas por desembolsos no exigidos

b. Inmovilizado
Gastos de establecimiento
Inmovilizado inmaterial
Inmovilizado material
- terrenos
- construcciones
- maquinaria
- mobiliario
- equipos para procesos de información
- elementos de transporte

c. Gastos a distribuir en varios ejercicios

d. Activo circulante
- Accionistas por desembolsos exigidos
- Existencias
- Deudores
- Inversiones financieras temporales
- Tesoreria

a. Fondos propios
- capital social
- reservas
- resultados de ejercicios anteriores

b. Ingresos a distribuir en varios ejercicios (subvenciones)

c. Provisiones para riesgos y gastos

d. Acreedores a largo plazo

e. Acreedores a corto plazo

Total Activo Total Pasivo

La elaboración del balance nos dará la situación patrimonial provisional de nuestra empresa al comienzo de la actividad y después al final de cada ejercicio.

Plan económico financiero -- Fondo de maniobra

A lo largo del proceso productivo y de comercialización del producto, la empresa va a incurrir en unos gastos que debemos preveer. Tendremos que disponer de materias primas en almacén para utilizarlas en el proceso de fabricación, tendremos productos en elaboración, debemos almacenar productos terminados para garantizar un buen servicio a los clientes y vamos a realizar ventas a crédito.

Podemos financiar en parte estos gastos a través del crédito que nos conceden los proveedores en las compras de materias primas, pero una parte tendremos que financiarla a través de los capitales permanentes, es decir con fondos propios, deudas a largo plazo.
De manera sencilla podemos establecer el fondo de maniobra como la diferente entre el activo circulante y las deudas a corto plazo.


Activo Circulante - Exigible a Corto = Fondo de Maniobra


La empresa tendrá su equilibrio financiero cuando el fondo de maniobra sea positivo, es decir que parte del activo circulante deberá financiarse con capitales permanentes.
Si el fondo de maniobra fuese negativo tendremos un desequilibrio financiero que será necesario corregir.

Plan económico financiero -- Plan de financiación

Calculados el valor de la inversión inicial necesaria en activos fijos, y las necesidades del fondo de maniobra, es necesario cómo decidir cómo vamos a financiar ambas partidas.

En primer lugar, tendremos que determinar cual será la aportación de los promotores al capital social. Más adelante cuando la empresa haya comenzado a funcionar deberemos prestar especial atención a la financiación a través de fondos propios: dotación de reservas, fondos de amortización.

La diferencia entre los recursos permanentes que necesitamos y el capital social que aportamos será la deuda a largo plazo de la empresa. Para financiar esta deuda debemos recurrir principalmente a préstamos a medio y largo plazo y a ayudas o subvenciones.

Plan de Financiación
 Necesidades Recursos

Inmovilizado

Gastos de primer establecimiento

Necesidades del fondo de maniobra

Otros

Capital

Beneficios

Amortizaciones

Préstamos a medio plazo

Subvenciones

Total Necesidades Total Recursos

Los préstamos solicitados para hacer frente a las necesidades de financiación generarán más gastos financieros que deberemos incluir en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Plan económico financiero -- Plan de tesorería

Además de la deuda permanente, es importante que cuando iniciemos la actividad de la empresa, y como consecuencia de las operaciones que realices, tendrá que efectuar unos pagos a los proveedores que han suministrado materias primas, al personal, y habrá unos gastos de descuento de letras...

El plan de tesorería tiene por objeto calcular cuáles serán los cobros y los pagos previstos para un periodo determinado y gestionar adecuadamente los superávit y los déficit que se produzcan. El cálculo es conveniente realizarlo para periodos mensuales.

  Enero Febrero Marzo
 Saldo Inicial en caja y bancos
Cobros:
- de explotación
- por ventas
- por iva
- extraordinarios
- aportaciones al capital
- otros ingresos

Total Cobros (2)
     
Pagos:
- de explotación
- proveedores
- impuestos
- gastos de personal
- IVA
- Impuesto de sociedades
- Gastos financieros
- Otros gastos
- Total pagos de explotación
- extraordinarios
- proveedores de bienes de activos fijos
- reembolsos de préstamos

Total Pagos (3)
     
SALDO (1+2+3)

En el caso de que el saldo sea negativo, tendrás que ver la posibilidad de descontar letras en bancos, aplazar pagos o recurrir a una financiación a través de préstamos a corto plazo que permitan abrir tus necesidades.
Estos préstamos van a originar también unos gastos financieros que debes incluir en la cuenta de pérdidas y ganancias.
En el caso de que el saldo sea positivo tendrás que analizar el destino de dicho fondos para obtener el rendimiento máximo posible a los mismo.

Formas jurídicas de empresa

Decidida la idea de la empresa, y una vez se ha elaborado el proyecto, sólo queda para su definitiva puesta en marcha, la constitución propia de la empresa y por tanto la elección de una forma jurídica que no permita hacer uso de los derechos y obligaciones previstas en la ley para cada uno de los modelos existentes.

Los modelos o tipos de empresa posibles, varían en función de tres aspectos o constantes genéricas:


  • El riesgo de la empresa, según si el empresario responde o no con el patrimonio personal
  • La intervención o no del empresario en la gestión y administración de la propia empresa
  • Los diferentes tratamientos fiscales habidos, en función de la forma jurídica elegida