TELETRABAJO | TTI Trabajos en Bolivia

TELETRABAJO

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo es una forma flexible de organización del trabajo que consiste en el desempeño de la actividad profesional sin la presencia física del trabajador en la empresa durante una parte importante de su horario laboral. Engloba una amplia gama de actividades y puede realizarse a tiempo completo o parcial.

La actividad profesional en el teletrabajo, implica el uso frecuente de métodos de procesamiento electrónico de información, y el uso permanente de algún medio de telecomunicación para el contacto entre el teletrabajador y la empresa.

Beneficios para el teletrabajador

El teletrabajo no es sólo beneficioso para la empresa, también lo es para el teletrabajador:

  • Reducción de los desplazamientos al y desde el trabajo, lo que supone un ahorro de tiempo y de dinero, y una reducción de fatiga.
  • Mayor flexibilidad del horario laboral, que permite al teletrabajador organizar sus horas de trabajo y adaptarlas a sus necesidades personales.
  • Mayor autonomía: para aquellas personas con un carácter independiente y que les gusta asumir responsabilidades, el teletrabajo les permite disfrutar de un mayor grado de autonomía.
  • Una mayor libertad en temas personales menores como el vestuario y las relaciones con compañeros de trabajo.

Modalidades del teletrabajo

El trabajo en el domicilio

El teletrabajo a domicilio es hoy por hoy el teletrabajo con mayor potencial de crecimiento.

Generalmente, este tipo de teletrabajo implica el uso de telecomunicaciones e informática, por tanto lo probable es que estos teletrabajadores lo hagan con información.

Los ejemplos más típicos son profesionales y directivos que trabajan uno o dos días a la semana en el domicilio, ya sea por la política de la empresa de reducir los tiempos de desplazamiento o por su propio deseo.
Por ejemplo, las tareas rutinarias como el procesamiento de datos se hacen a distancia.

Sin embargo debe de citarse que el teletrabajo a domicilio puede causar aislamiento. Este es el problema más importante al que tiene que hacer frente estos trabajadores.
Estudiar el lugar preciso de la casa en el que se va a trabajar: que no esté totalmente aislado puede ser una solución.

Los centros de teletrabajo o telecentros

Un centro de teletrabajo es una oficina de recursos compartidos que dispone de las instalaciones de telecomunicaciones y de los equipos informáticos necesarios para desarrollar actividades de teletrabajo.

Generalmente es más asequible que la modalidad anterior para la mayoría de los usuarios.
El centro opera como una oficina de oferta de servicios y alquiler temporal para los usuarios.

Los centros de teletrabajo suelen tener las siguientes características comunes:

  • Reducen los tiempos de desplazamiento, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero y una mejora de la calidad del aire e influye positivamente en la salud de los usuarios en su vida familiar
  • Facilitan el traslado de puestos de trabajo a áreas rurales donde los precios de las viviendas son más asequibles y los accesos más fáciles
  • Suponen una mejora de la formación informática de los trabajadores locales.
  • Proporcionan una solución para aquellos teletrabajadores que temen el aislamiento social producido por el trabajo en el domicilio
  • Suponen un mejor aprovechamiento de los centros y de los lugares de trabajo, pues pueden ser utilizados las 24 horas del día repartidos en tres turnos de usuarios
  • Facilitan el acceso al trabajo. Suelen estar situados en la zona donde viven los usuarios y disponen de aparcamientos para todo tipo de vehículos.

Por otro lado, los gastos son recuperados con los beneficios obtenidos por la empresa a través del programa, en menos de dos años. Por lo que respecta a los costes de funcionamiento, éstos lógicamente son muy variables.

El desarrollo de este tipo de centros se justifica para empresas privadas, cuyos trabajadores inviertan un tiempo diario de desplazamiento superior a una hora. Para instituciones de carácter público, la financiación de este tipo de centros se explica fundamentalmente por temas de formación, educación y creación de empleo.


Teletrabajadores móviles o itinerantes
Este tipo de teletrabajadores que utilizan redes telefónicas y radiofónicas, está en aumento en la medida en que los adelantos tecnológicos están disponibles a precios más asequibles.

El teletrabajo hace posible que personas que previamente estaban ligadas a lugares fijos de trabajo se conviertan, gracias a los medios tecnológicos e informáticos en teletrabajadores "itinerantes", sin domicilio fijo, sin perder el contacto permanente con su empresa y su familia.
Este tipo de usuarios, está equipados con teléfonos móviles, aparatos de fax, ordenadores portátiles y buscapersonas

El futuro del teletrabajo

Es poco probable que los factores que han motivado el desarrollo del teletrabajo desaparezcan: los problemas de tráfico aumentarán, el respeto al medio ambiente constituirá una mayor exigencia, las empresas necesitarán incrementar su flexibilidad y competitividad, tendrán que reorganizarse y contratar a personal más cualificado, mejorar el servicio al cliente y reducir los costes fijos.

Parece probable que el teletrabajo siga creciendo en el futuro.

Las predicciones sobre el número de trabajadores varían en gran medida dependiendo de cómo se defina el teletrabajo.

Sin embargo no se va a producir una revolución del teletrabajo. Lo que parece más probable es un cambio paulatino de las formas de organización laboral como consecuencia de la revolución informática.

¿Quién debe pagar qué?

Vamos a exponer aquí una serie de reglas en cuanto a quién tiene derecho a reclamar y quién paga.

  • La persona u organización que paga los gastos es la que tiene derecho a reclamar la desgravación fiscal.
  • Cualquier gasto de un individuo es imponible a efectos impositivos. Si un empresario paga parte de los gastos de la oficina que un teletrabajador establece en su casa, bien directamente o indirectamente, éste ha recibido un beneficio que debe declarar, solicitando la factura original como un gasto deducible de impuestos para compensar el impuesto sobre el beneficio recibido
  • Las leyes tributarias pueden ser contradictorias y confusas. Los recaudadores de impuestos cobran, por tanto, si se les pregunta si un gasto es deducible o no, muy probablemente te dirán que no. En estos casos un buen experto merece la pena.
  • No se pueden obtener desgravaciones fiscales de costes que no se han tenido. Para solicitar una desgravación fiscal se necesita una factura o alguna reclamación de pago de una tercera persona.

¿Qué puede reclamar el teletrabajador?

Aunque cada autoridad permite diferentes cantidades de gastos, la siguiente lista es orientativa. No todos los gastos que te mencionamos responden a todas las situaciones.

Oficina o taller en el domicilio

Si utilizas tu hogar como oficina principal, puedes reclamar los mismos gastos que un establecimiento comercial.

  • Electricidad
  • Teléfono
  • Depreciación mobiliario
  • Depreciación instalaciones
  • Tomas de corriente extras
  • Material de oficina
  • Limpieza
  • Salario de asistentes
  • Seguros empresariales y tasas profesionales

Recomendaciones para el teletrabajador

Para que el cambio se aborde con éxito, hay que saber y admitir que trabajar en el domicilio implica una serie de dificultades y cuestiones que, aunque aparentemente nimias, pueden complicar el teletrabajo.

Barreras a cuestionarse:

  • Espacio de trabajo
  • ¿Dónde se va a situar la oficina?
  • ¿Está la oficina fuera de los límites establecidos en el domicilio?
  • ¿Está el equipo de la empresa disponible para la familia?

En caso negativo:

  • ¿cómo se va a detectar si algún miembro de la familia lo utiliza?
  • ¿Está el teletrabajador disponible para algún quehacer doméstico?
  • ¿Puede esperar ayuda de su familia?
  • ¿Cómo se van a tratar las llamadas de trabajo y las visitas?

Régimen Legal

Podríamos resumir esta sección con la siguiente frase "¿vacío legal o desregulación de hecho?".

En realidad no existe doctrina unificada sobre el tratamiento legal que corresponde al teletrabajo. Así, cada supuesto ha de ser analizado con arreglo a sus características peculiares para determinar si existe o no una relación laboral, y por tanto si ha de haber un contrato laboral.

Los elementos clave del Régimen Legal son: la dependencia de una organización ajena, la sujeción estricta a las directrices empresariales durante la ejecución del trabajo y el control final del mismo por parte del empresario.

Desde el punto de vista estrictamente jurídico, los derechos de los Teletrabajadores son exactamente los mismos que los del resto de los trabajadores que desarrollan su actividad dentro de una empresa o una fábrica.

Cuestión distinta es que, en la práctica muchos de esos derechos pueden ser plenamente operativos o sea posible ejercerlos satisfactoriamente. En este sentido parece muy conveniente la adecuación de las normas, ya sea mediante el desarrollo de una legislación "especial", la negociación colectiva o la práctica del consenso entre todas las partes implicadas.